Inicio > Noticias > Valencia acoge un proyecto innovador

Valencia acoge un proyecto innovador

Integrantes del proyecto EFRUD

Valencia acogerá pruebas para un proyecto que reduce el impacto del transporte refrigerado.

El tráfico de mercancías en las ciudades supone entre un 20% de las emisiones de Dióxido de carbono y hasta el 60% de PM10 (partículas en suspensión), entre otros agentes contaminantes. La distribución refrigerada de estas mercancías supone el mayor impacto medioambiental, ya que a la contaminación asociada al consumo de combustible, hay que añadirle las emisiones producidas por el equipo de refrigeración y el ruido que producen estos sistemas y los vehículos diesel.

El proyecto EFRUD surge como iniciativa para encontrar una solución que permita la reducción del impacto medioambiental, causado por el transporte refrigerado de productos perecederos en las zonas urbanas, y que al mismo tiempo mejore la eficiencia energética y sea asumible por la industria.

EFRUD trabaja en un sistema de transporte que combina innovaciones ya disponibles en el mercado y nuevos desarrollos. En concreto, el prototipo incorpora un innovador sistema de refrigeración pasivo (sin compresor) que es capaz de mantener la temperatura sin requerir energía del vehículo. El sistema permite mejorar la eficiencia energética entre un 20% y un 30% respecto al refrigerador convencional, eliminando las emisiones de CO2.

El prototipo está basado en el uso de vehículos híbridos, propulsados por electricidad para el reparto urbano de mercancías y por combustible para su circulación fuera del ámbito urbano.

También novedoso es el sistema de diagnóstico a bordo que incorporará el vehículo, capaz de detectar el estilo de la conducción, supervisar los parámetros del sistema de refrigeración e informar al conductor sobre el consumo de energía y las emisiones generadas cuando no se use la energía eléctrica.

Un centro de control procesa los datos de cada ruta correspondientes al diagnóstico del impacto medioambiental, el uso de la energía, la refrigeración y los estilos de conducción para detectar las medidas correctoras. Finalmente, se creará en paralelo a este prototipo una plataforma e-learning para formar a los profesionales hacia el ahorro de energía.

Las ciudades de Roma y Valencia, en las que el clima requiere de un mayor esfuerzo en el ámbito del transporte refrigerado, tendrán un papel relevante en este proyecto. Las pruebas de campo con el prototipo se realizarán con diferentes operadores y en situaciones de reparto reales en la capital italiana y también se analizará mediante simulación el potencial del sistema en la ciudad española. En ambas capitales se involucrará a los agentes participantes e interesados en este proceso de transporte para analizar la potencialidad del sistema. 

Finalmente, se establecerán unas pautas generales para definir un procedimiento público sostenible para el reparto refrigerado urbano que podría comenzar a partir de 2014, y que serviría de modelo para ser implantado en el resto de medianas y grandes ciudades europeas.

Miércoles, 31 de agosto de 2011