Cómo conservar ajos

REFRIGERACIÓN DE AJOS

El ajo es una especie de planta perteneciente a la familia de las cebollas, originalmente proviene de Asia central y es una de las plantas cultivadas más antiguas del mundo, siendo los antiguos egipcios los primeros en cultivar esta planta.

 

La refrigeración de ajos depende de la variedad. Los ajos se pueden clasificar según su cuello o en función de su coloración.

 

Según su cuello pueden ser de cuello duro como las variedades German Red y Spanish Roja Rocambole que pueden ser almacenadas por un tiempo de hasta 6 meses.

 

Las variedades de cuello blando como las variedades Inchellium Red y New York White se caracterizan por tener tiempos más largos de almacenaje siendo la variedad Susanville el tipo de ajo que mejor responde a la conservación.

 

Según su color los ajos pueden ser:

rosados, violetas, morados, blancos y castaños, colorados, y negros.

CONSERVACIÓN

El uso de las cámaras frigoríficas para la conservación de ajos toma cada vez más relevancia, esto es debido a que una correcta conservación frigorífica nos permitirá alargar la vida útil del ajo considerablemente.

 

Es importante realizar una buena instalación y posteriormente un correcto almacenamiento para obtener un producto apto para el consumo humano.

 

La condición óptima para el almacenamiento de ajo es de -3ºC y 70% HR. además es importante tener en cuenta una correcta circulación de aire por toda la cámara frigorífica, evitando así la acumulación de humedad que estropearía el producto.

 

Dentro de las cámaras conseguimos que los brotes de ajo crezcan más lentamente, por eso es de gran importancia no romper la cadena del frío, una vez cortada la cadena del frío la vida útil para comercializar el ajo dependerá del momento en que fue retirado de la cámara, si se retira pronto tendremos varias semanas y si es muy tarde tendremos días.

LO QUE DEBES SABER

Los cambios bruscos de temperatura pueden dañar los cultivos, por lo que se recomienda hacer un pre-enfriamiento antes de ser almacenados en la cámara frigorífica.

Es importante tener el espacio suficiente en la cámara para poder tener una circulación de aire y así evitar acumular humedad.

Hay que evitar la presencia de otros productos en la misma cámara frigorífica, ya que el ajo tan solo admite la presencia de cebollas.