fbpx

La elaboración de embutidos y su historia

La elaboración de embutidos y su historia

Desde la antigüedad, el hombre ha buscado preservar la carne para extender su duración y, por lo tanto, tener provisiones de alimentos. 

Sin embargo, la producción de embutidos proliferó hasta el valioso descubrimiento de la sal. El uso de la sal se remonta a 2670 aC, momento en el cual hay indicaciones sobre el primer descubrimiento de una solución salina en China. En este período comienza a comercializar carnes y pescados sazonados. De manera similar, los egipcios, que obtuvieron la sal del desierto, emplearon el procedimiento de salado para almacenar la carne y conservarla durante largos períodos de tiempo. Así, la fabricación de embutidos artesanales surgió como una forma de conservar el excedente de carne que no se consumía de forma fresca.

Fabricación de embutidos: primeros signos

En los primeros días del Imperio Romano, algunos tipos de embutidos se elaboraban con un objetivo litúrgico y se consumían en celebraciones relacionadas con la fertilidad y la herejía. Un claro ejemplo de esto es el ‘botulus’, un embutido similar a la salchicha. De todos modos, el origen exacto del embutido no se conoce con precisión. Aunque en «La Odisea» de Homero, que se escribió en el siglo VIII aC, se cita como una especie de tripa llena de grasa y sangre, que se asó en el fuego. También en la comedia «Los Caballeros» (siglo V aC) se nombraron los embutidos y el adobo.

Evolución y primeras fábricas de embutidos

En la Edad Media, la fabricación de embutidos experimentó un gran auge en muchos lugares de Europa, entre ellos España, por lo que algunos productos fueron nombrados como el nombre del lugar de donde provinieron. En ese tiempo, se desarrolló la forma de hacer estos productos cárnicos. 

En la segunda mitad del siglo XVII y principios del XIX, comenzó la era moderna con la revolución industrial, que causó un fuerte impacto y un gran desarrollo en todas las áreas. La maquinaria industrial comenzó a despegar y la producción de alimentos se utiliza como primera tecnología para la fabricación industrial de productos relacionados con la carne.

Siglo XX y los avances tecnológicos

Gracias a los extraordinarios avances tecnológicos generados en el siglo XX, especialmente en la segunda mitad, una alta calidad en ambos productos y en la maquinaria de procesamiento fue toda una garantía. Un progreso valioso en la producción, con una reducción del tiempo de procesamiento y un aumento en la vida útil de los alimentos.

Hoy en día contamos con una avanzada tecnología en maquinaria para la fabricación de embutidos, que preserva las tradiciones de las generaciones anteriores y ofrece la garantía total y la durabilidad de los productos.

La tendencia actual con estos productos de carácter tradicional es mantener la esencia en la elaboración, aplicando nuevas técnicas para prolongar la preservación con la que se desarrolló. Para esto, se utilizan procedimientos de acidificación, que se basan en la adición de ciertos ácidos que se encuentran en los alimentos, para extender la vida útil de los productos.

Maquinaria actual de las fábricas de embutidos

Además, las herramientas modernas han reemplazado casi todo el trabajo manual, facilitando el trabajo de los fabricantes y proveedores. Puede contar con máquinas que ofrecen un alto rendimiento, con lo que, sin duda, aumenta la rentabilidad y la calidad del producto final. Hay una amplia variedad de picadoras emulsionantes, donde la carne se tritura en una masa fina; Mezcladores de diferentes tipos, los palets utilizados para que la mezcla sea completamente homogénea; cortadores eficientes de carne; rellenos con una tolva que actúa como recipiente de la pasta de carne y, por medio de un rotor, empuja la masa a través de una torre de puntero en el interior de la tripa, bolsa …; grapadoras que sustituyen el atado manual de carne fría; Nuevos hornos automáticos de cocción y ahumados, tanques de cocción, etc.

En resumen, las plantas de producción con tecnología de punta e informatizadas, que permiten el proceso de elaboración del producto, se siguen en detalle en cada una de sus fases, lo que permite un control total y una trazabilidad total en el proceso productivo. Un procedimiento que elimina las contingencias y los riesgos y garantiza una producción clara y eficiente.

En Bernad®, diseñamos, instalamos y ponemos en marcha plantas de elaboración de embutidos y salazones cárnicos, aportando valor tecnológico a todos nuestros proyectos. Disponemos de una amplia gama de maquinaria y consumibles especialmente seleccionados para realizar un proceso de elaboración de embutidos. Para obtener más información y venta de nuestra maquinaria, visita nuestra web: Tienda Bernad.

Además, contamos con otro servicio de valor, somos distribuidores de especias y condimentos Ceylan.

 

Contacta con nosotros