fbpx

Situación del cultivo de la patata en España

Situación del cultivo de la patata en España

La patata, tan incorporada en nuestro país, debe su origen a América del Sur siendo sus dos fuentes principales Perú y el sur de Chile. Este maravilloso tubérculo fue introducido en nuestro país por los españoles del siglo XVI hace más de quinientos años.

 

situación del cultivo de patatas nacional

Acercamiento en datos

 

En España, las superficies de cultivo de patata han ido descendiendo, con valores para el año 1990 de 271.300 ha y para 2007 de 85.700 ha. Posteriormente, se ha producido un ligero aumento destacando las Comunidades Autónomas de Castilla y León, Andalucía y Galicia con más del 70 % de la superficie total de la nación.

Este descenso se atribuye a las condiciones climáticas desfavorables. Un ejemplo de esto se vivió en la primavera del 2018, que llegó con un exceso de humedad y, por lo tanto, el periodo de siembra tuvo que realizarse forzosamente en un entorno desfavorable. En cuanto al verano de ese mismo año, los sucesivos altibajos produjeron que las plantas no se desarrollaran bien.

Las hectáreas de patatas plantadas en España eran de 67.810 para 2018, que supone un 4,3 % menos que en 2017. Las principales Comunidades Autónomas eran Castilla y León, con 19.351 ha, Galicia con 17.221 ha y por último Andalucía con 10.542.

Exigencias para el cultivo de la patata

 

El cultivo de la patata necesita zonas templadas que no presenten temperaturas excesivamente bajas. Estas características se tienen en cuenta sobre todo para la patata extratemprana y temprana, que se cultivan en la región sur del litoral español.

La patata, en términos generales, se adapta bien a las variaciones climatológicas moderadas, pero hay zonas preferentes para cada tipología. De esta manera, los tipos tardía y media estación potencian su mejor cultivo en las Comunidades de Galicia y Castilla y León.

El cultivo de la patata demanda zonas de regadío, ya que precisa agua en abundancia. El sistema debe estar minuciosamente controlado, pues un exceso de agua puede disminuir la calidad y el rendimiento del producto.

¿Cómo debe ser el suelo para el cultivo de la patata?

Los suelos deben ser de buen drenaje, aireados y mullidos. Los terrenos que presentan muchas piedras deforman el tubérculo, que no puede desarrollarse correctamente al encontrar diferentes obstáculos.

Además, los tubérculos requieren de suelos ácidos o ligeramente ácidos, con valores de pH comprendidos entre 5.5 y 7.0

 

Tipos de patatas

Patatas tempranas

Del 15 de abril al 15 de junio. Se recogen antes de que finalice el periodo de maduración. Su piel es muy fina y tienen un gran contenido en agua. Este tipo de patatas deben almacenarse con especial atención, ya que se deterioran con facilidad.

Patatas semitardías o de estación

Del 15 de junio al 15 de septiembre. Terminan su proceso de desarrollo natural dando tubérculos más grandes. Resisten más los golpes y las rozaduras durante su almacenaje y son muy versátiles.

Patatas viejas o tardías

Se recolectan el 15 de enero. Su piel es más gruesa y se venden con restos de la capa de tierra natural que las cubría, de esta manera el tubérculo se conserva más tiempo. Su piel es más oscura y su coloración interna más amarilla.

 

Conservación de la patata

La temperatura ideal para conservar las patatas se encuentra entre 3 y 5 grados centígrados. En este rango de temperatura es difícil que los tubérculos desarrollen cualquier tipo de bacterias y hongos. Por otra parte, la humedad debe ser superior al 90 %, para evitar que los tubérculos se arruguen y se ablanden por pérdida de agua de las propias patatas. Lo ideal es conseguir un equipo de refrigeración, cámaras frigoríficas que cumplan estas especificaciones.

En Bernad® refrigeración somos especialistas en cámaras frigoríficas para conservación de patatas y todo tipo de productos alimenticios.