fbpx

Cosecha de ajos: Conservación y Almacenamiento

Cosecha de ajos: Conservación y Almacenamiento

¿Sabías que el ajo es una de las hortalizas con mayor capacidad de conservación? ? Esto se debe a la composición de los bulbos y otras características fisiológicas que influyen en la vida útil del producto, por ejemplo su baja actividad metabólica, que presenta tasas muy bajas de respiración y producción de etileno o su baja tasa de deshidratación.

No obstante estos factores no son suficientes para obtener una vida comercial efectiva, también influyen factores como el cultivo, madurez y cosecha, que afectan considerablemente a la calidad del producto. Un factor muy importante a su vez es la postcosecha, es decir, la conservación y almacenamiento de ajos. ¡Os explicamos cada paso del proceso de conservación de ajos a continuación! ?

 

Proceso de conservación de ajos

Una vez hecha la cosecha es necesario someter a los ajos a un proceso de secado. Los ajos pueden conservarse a temperatura ambiente hasta 3 meses. Se puede prolongar este periodo hasta 8 meses a temperatura controlada, bien de -2 a 1ºC, o de 18 a 19ºC.

El proceso de secado se puede realizar en campo durante 5-10 días, terminando de secarse en el almacén. Otro sistema es llevarlos directamente al almacén donde, con ventilación forzada, perderán un 20-25% de su peso inicial.

La conservación frigorífica de ajos es primordial ya que alargará la vida útil considerablemente, no obstante una mala manipulación dentro de la cámara frigorífica pueden provocar un resultado no deseado, de ahí la grandísima importancia de controlar la humedad y la temperatura.  Las condiciones óptimas para la conservación y almacenaje del ajo es una temperatura de -3ºC y 70% de humedad relativa, además de una correcta circulación de aire donde exista espacio suficiente para evitar acumulaciones de humedad.

También hay que tener en cuenta que los brotes de ajo crecen muy lentamente en cámaras frigoríficas pero en el momento en el que se rompe la cadena del frío crecen a un ritmo vertiginoso.  Además es recomendable evitar la presencia de otros productos ya que el ajo solo permite la presencia de la cebolla.

Tras el almacenamiento en la cámara, el transporte terrestre se debe hacer en camiones con cajas ventiladas.

 

Problemas postcosecha

 

Los ajos pueden sufrir diversos problemas durante su almacenamiento como la aparición de brotes y raíces, enfermedades como la podredumbre blanda o azul, plagas de larvas o ácaros… Esto normalmente suele ocurrir a partir de los 2-3 meses tras la recolección. Temperaturas entre 5-10ºC favorecen su emisión mientras que en temperaturas superiores o inferiores se inhiben. Así mismo una humedad elevada o demasiado baja también favorece este problema.

No obstante, los bulbos en buen estado, con cuellos secos y cerrados presentarán una mayor vida útil postcosecha.

Es cierto que la conservación de ajos tras la cosecha puede ser una tarea altamente delicada, para ello lo ideal es disponer de un buen equipo de refrigeración con un óptimo servicio técnico. El equipo de Bernad® refrigeración es especialista en el montaje y mantenimiento de cámaras frigoríficas para conservación de ajos y cebollas. Ejemplo de ello son clientes que confian desde hace años en nosotros como Ajos Belmonte, Ferroice, Ajos Imperio, Ajos Las Pedroñeras, Ajos Bony, etc…

Para más información sobre la conservación y almacenamiento de ajos en cámaras frigoríficas no dudes en ponerte en contacto con nosotros.