fbpx

El ajo morado de las Pedroñeras, un producto de alta calidad

El ajo morado de las Pedroñeras, un producto de alta calidad

El ajo morado de las Pedroñeras es un tipo de bulbo de la especia Allium Sativum y es autóctono de la zona, encontrándose preservado por la Indicación Geográfica Protegida. Tiene unas propiedades maravillosas y, para que llegue al consumidor en perfectas condiciones, se debe tratar como es debido.

 

Estupendo ajo de Castilla la Mancha

El ajo morado de las Pedroñeras

Este ajo es una variedad de del ajo blanco común que se ha adaptado a las particularidades climáticas y de suelo que se dan en la zona en la que habita. Normalmente se cultiva, es raro verlo crecer de forma silvestre, aunque no imposible.

La zona de la que hablamos es Las Pedroñeras, situada en la provincia de Cuenca. Se trata de un pueblo pequeño, de unos 7 000 habitantes, en el que apenas hay industria y la mayoría de las actividades económicas se dan en el campo, en la agricultura y la ganadería. De hecho, es conocida en toda España por el apodo de «La Capital del Ajo», dado que se cultiva muchísima cantidad de ajo.

Este tipo de vegetal tiene un vigor de brotación de entre unos 40 y 70 días, siendo una maduración semitardía e incluso tardía. Su altura máxima se encuentra entre los 80 y los 85 cm, y su grosor en torno a los 15 mm de diámetro en el tallo. Normalmente consigue desarrollar entre 12 y 14 hojas con una anchura de algo más de 3 cm. De porte erguido y con el escapo floral muy bien desarrollado. La hoja posee una coloración verde intenso.

El ciclo de desarrollo de este vegetal está en torno a los 190 días en condiciones normales de siembra y de cultivo. Este período puede ser más largo o más corto dependiendo de si dichas condiciones son más o menos favorables. La siembra se realiza entre diciembre y enero y la recolección entre los meses de junio y julio.

El bulbo o la cabeza del ajo morado tiene una forma esférica de tamaño medio. Posee unas túnicas externas que lo recubren, de color blanco y con estrías, y otras internas de color violeta que le dan el nombre tan característico que tiene. Los dientes son de color blanco y tienen un tamaño medio.

Cómo se debe tratar

El Ajo de las Pedroñeras no se puede recolectar y almacenar de cualquier forma. Es un producto de alta calidad y para que llegue al cliente sin perder dicha calidad, hay que tener en cuenta una serie de pautas.

El ajo se debe recolectar a mano por los cosechadores, utilizando normalmente unas tijeras de corte en las hileras. Estos los ponen en unos canastos que llevan consigo y de aquí pasan al almacén donde se guardarán.

El almacenamiento debe tener una serie de condiciones para respetar las características fisiológicas del vegetal. Esto se puede conseguir mediante dispositivos de refrigeración como vitrinas, armarios para congelados u otros elementos similares que consigan dejar al ajo en un entorno frío y seco hasta que vuelva a ser transportado para el cliente.

El género debe estar en perfectas condiciones de conservación antes del comienzo de la comercialización del producto al mercado. Para lograr esto, se debe llevar a cabo un estudio sobre qué maquinaria es mejor para obtener dichas condiciones, puesto que cada producto agroalimentario u hortofrutícola necesita de unas condiciones propias para conservarse en buen estado y para el ajo de las Pedroñeras no iba a ser distinto.

Por ello se necesita contar con asesoramiento por parte de la empresa de una empresa como Bernad. Nuestra empresa está especializada en el asesoramiento, diseño y puesta en marcha de todas las infraestructuras necesarias para la conservación y refrigeración adecuadas de cualquier producto agrícola en general y del ajo en particular.