¿Qué es el ajo negro y de dónde proviene?

refrigeracion ajo negro

¿Qué es el ajo negro y de dónde proviene?

 

Desde hace un tiempo el ajo negro está adquiriendo cada vez más notoriedad en nuestro país. ¿A qué se debe? La respuesta es sencilla: su sabor y sus numerosos beneficios.

El ajo negro es un producto originario de Japón que a día de hoy ya se cultiva en España debido a sus numerosos beneficios para la salud.

A simple vista puede parecer un ajo común pero es por dentro dónde se notan las diferencias. Se caracteriza por su color negro azabache y por tener un aspecto carbonizado, aunque en realidad su textura es blanda y cremosa. Esto hace que sea perfecto para untar y cocinar. Además su aroma no es tan fuerte como el del ajo blanco. Su característico color negro se debe a la transformación de aminoácidos y azúcares por las altas temperaturas durante la fermentación.

 

¿Qué es el ajo negro?

El ajo negro nace de un proceso de fermentación del ajo blanco común en el que se controla la temperatura y humedad constante durante un largo periodo de tiempo.

La fermentación se obtiene colocando las cabezas de ajo en bandejas dentro de cámaras estancas. Ahí se mantienen a una temperatura y humedad constante durante un periodo de alrededor de 30 días. Después se sacan de las cámaras y se les deja oxidar en salas acondicionadas durante unos 45 días. Es en este proceso cuando el ajo empieza a cambiar su aspecto y color hasta transformarse en un ajo negro. Todo este proceso se elabora sin añadir ningún aditivo, por tanto su mutación es totalmente natural.

En la actualidad, se utiliza mucho en la cocina profesional y es considerado como un superalimento por nutricionistas. Se aconseja consumirlo por la mañana en ayunas, solo o untado, ya que tiene un gran efecto energizante. Además es fácil de conservar ya que se puede mantener a temperatura ambiente durante todo un año.

 

¿De dónde proviene?

El ajo negro surgió en Japón por casualidad cuando un científico pretendía eliminar el olor tan fuerte del ajo blanco. Para ello decidió someterlo a un proceso de fermentación y pudo comprobar que el ajo había cambiado de color y era completamente negro. Para su sorpresa, no sólo consiguió eliminar el olor, también había aumentado notablemente sus propiedades.

 

refrigeracion ajo negro

 

¿Qué diferencias existen entre el ajo negro y el ajo blanco?

El sabor del ajo negro es muchísimo más suave y dulce que el del ajo blanco, además huele mucho menos y por lo tanto desaparece el mal aliento. Es más fácil de digerir y no repite.

Pese a su color oscuro carbonizado, a diferencia del típico color amarillento o blanco, su textura es gelatinosa y blanda en lugar de duro.

Además presenta mayor concentración de propiedades beneficiosas para nuestra salud en comparación  al ajo común. Así pues, componentes medicinales como tiosulfinatos, polifenoles (antioxidantes) y ácido linolénico se presentan en mayor concentración llegando a ser hasta diez veces mayor en comparación.

 

Los beneficios del ajo negro

Si de algo no cabe la menor duda es de los numerosos beneficios del ajo negro, entre ellos podemos destacar:

 

  • Es totalmente natural.
  • Regula la presión arterial y previene la hipertensión.
  • Regula el azúcar en sangre y ayuda a prevenir la diabetes.
  • Su alto contenido en vitamina C y antioxidantes ayuda a retrasar el envejecimiento. celular además de reforzar el sistema inmunológico y fortalecer las defensas.
  • Acelera la cicatrización de heridas.
  • Disminuye el colesterol malo y los triglicéridos.
  • Es diurético.
  • Tiene efecto energizante.
  • Ayuda con problemas respiratorios como el asma.
  • Combate el estrés y la depresión.
  • Fortalece los huesos.
  • Regula el tránsito intestinal.

 

beneficios ajo negro

 

 

Conservación frigorífica del ajo negro

La conservación frigorífica de ajos y cebollas nos permite alargar la vida útil de forma considerable, teniendo como objetivo conservar la calidad y cualidades del producto.

 

En Bernad Refrigeración te ayudamos a conservar tus productos, siendo especialistas en la conservación frigorífica de productos agrícolas como los ajos negros.