fbpx

Instalaciones y funcionamiento de la refrigeración con amoniaco

Instalaciones y funcionamiento de la refrigeración con amoniaco

Son muy diversas las aplicaciones de la refrigeración con amoniaco y aquí hablaremos de información detallada sobre ellas, incluyendo instalaciones y funcionamiento.

Un tema relacionado íntimamente con las instalaciones industriales, ya que, hoy día es imprescindible para todos aquellos productos de alimentación que precisan frío a lo largo de su cadena de producción y distribución. En casi todos los casos se usa amoniaco para la refrigeración. En empresas donde se necesita conservar frutas, verduras, hortalizas, carne o agroalimentos esta información es de máximo interés.

Instalaciones y funcionamiento de la refrigeración con amoniaco: El amoniaco como refrigerante natural

Un comité técnico de la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) ha demostrado que dentro del grupo de los refrigerantes naturales el NH3 tiene unas condiciones excepcionales: no daña ni destruye la capa de ozono y por sus ingénitas propiedades termodinámicas y de transporte posee un coeficiente de transferencia de calor superior al del R-22.

El uso del amoniaco en instalaciones de refrigeración es, sin lugar a duda, la solución ideal, ya que además se reutiliza como abono y fertilizante y se emplea en diferentes áreas industriales como el sector textil, plástico, explosivos y otros productos.

Con la eliminación por fases del uso de los refrigerantes basados en clorofluorocarbonos e hidroclorofluorocarbonos el amoniaco es el refrigerante alternativo natural tanto para sistemas de refrigeración como para los equipos de aire acondicionado.

Instalaciones y funcionamiento de refrigeración con NH3

Amoniaco o NH3: molécula con un átomo de nitrógeno y tres de hidrógeno cuyo símbolo refrigerante es R717. Se trata de un compuesto natural cuya presencia es una de las más abundantes en la naturaleza siendo esencial para la tierra y su liberación a la atmósfera es inmediatamente reciclada.

Su principal modo de actuación en una instalación de refrigeración se lleva a cabo mediante un ciclo cerrado que consta de cuatro fases: evaporación, compresión, condensación y finamente expansión. Su energía de combustión es menor que su energía de autoignición, trabaja con un punto de ebullición a -33ºC y a una presión de 1,09 bar.

El funcionamiento del amoniaco como refrigerante se tipifica en el grupo L2 y en el grupo de seguridad B2 según el Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas. En base a este Reglamento del Ministerio de Industria el diseño, construcción y la sala de máquinas han de cumplir con la instrucción técnica IF-07 para refrigerantes.

Aplicaciones industriales

El amoníaco consta como el primer refrigerante empleado mediante compresión mecánica desde 1876 por Carl von Linde. A partir de entonces es habitual utilizarlo en plantas de refrigeración que precisan grandes demandas de enfriamiento como parte esencial para procesar, almacenar y distribuir alimentos y productos diversos.

Tras estos usos, el empleo del amoniaco ha evolucionado con la tecnología hacia la climatización y el aire acondicionado primeramente en el ámbito industrial y hoy en día adecuado para el confort térmico humano.

Una de sus grandes aplicaciones actuales son las grandes instalaciones de climatización: edificios y viviendas, hospitales, hoteles, terminales de aeropuertos, estaciones y otros. A nivel industrial incluso emerge su uso en plantas generadoras de energía:

  1. El costo del amoníaco es significativamente menor que cualquier refrigerante sintético.
  2. Su termodinámica es un 10 % más eficiente que otros refrigerantes.
  3. Su sistema de refrigeración tiene menor consumo eléctrico.
  4. Se requiere menor cantidad que otros refrigerantes para la misma aplicación.
  5. Sustancia natural sin fecha límite de producción o uso.

Refrigerante de alta eficiencia energética y mínimos problemas ambientales

Como expertos en la realización de instalaciones frigoríficas y cámaras de conservación sabemos que las aplicaciones de la refrigeración con amoniaco están especialmente aconsejadas en el suministro de equipos de refrigeración industrial y cámaras de frío.