Los filos de los cuchillos sufren por varias razones, una de las causas más habituales es el uso incorrecto de los cuchillos al cortar en superficies inapropiadas, guardar incorrectamente los cuchillos causándoles arañazos y golpes no deseados.

Un cuchillo mal afilado implica un mayor esfuerzo a la hora de trabajar con dicho cuchillo, con un cuchillo bien afilado podrá realizar un buen corte sin realizar apenas ningún esfuerzo.

Para conseguirlo es aconsejable el uso periódico de chairas o aceros para su correcto afilado.

Cómo afilar correctamente un cuchillo

  • Protéjase correctamente los dedos.
  • Coloque la hoja del cuchillo y la chaira formando un ángulo agudo de 20º.
  • No mueva el brazo que sujeta la chaira y la otra mano apoyará ligeramente la hoja del cuchillo sobre la chaira, deslizándola sobre ésta manteniendo el ángulo.
  • Pase repetidamente la hoja del cuchillo sobre la chaira.
  • Afile el otro lado de la hoja repitiendo los mismos lados del movimiento, esta vez por el otro lado de la chaira.
  • Lo ideal sería alternar las pasadas del filo por la chaira, consiguiendo así una perfecta simetría en un lado sin cargar el otro.

Ilustración afilar cuchillo con Chaira